Dedo sobre mouse = peligro online!


Necesito eliminar mi dedo, así que lo cortaré. Es la mejor opción, lo siento. Ya veré cómo trabajaré en la computadora otro día.

Actualmente mi vida es online. vivimos en el mundo del electrón y mis pensamientos van a la velocidad del baudio y el peso de los megabytes. En un click estoy viendo las noticias locales, en un parpadeo, estoy viendo una pluma mp3 de Hong Kong, y en otro estoy conversando con un amigo en Dinamarca. A quién engaño? En ningún parpadeo, lo estoy haciendo con varias ventanas abiertas al mismo tiempo!
Es mi mundo. El mundo con el que soné cuando era pequeño. Cuando, entre revistas que mis padres y tíos no entendían y solo algunos de mis amigos comprendían también (mientras que otros estaban con el fútbol, chicas, patinetas o discos de vinil), imaginaba la emoción de conectar una computadora con otra, y que lo que escriba en una salga en la pantalla de otra, a metros de distancia.
Me costó dos computadoras (las cuales mi padre mandó a reparar porque dije que “algo pasó”, sin decirle que la había desarmado para hacer un puenteo, si le decía la verdad tendría la quijada ahora del otro lado de la cara), infinidad de cables y 3 modems de 300 baudios (WOW!), para que, en casa de un amigo, conectemos dos computadoras a casi un metro de distancia con dos televisores, y ver que lo que uno escribía… mágicamente aparecía (después de unos segundos realmente) en el otro televisor. Las posibilidades eran infinitas! Esto iba a ser casi tan revolucionario como los Reebok Pump! (Yo sé, pocos se acuerdan de eso ahora, pero en ese momento parecía revolucionario!).
En medio de todo esto, pues, hay otro asunto nuevo. Díganme hermitaño, pero yo odio ir a comprar. Es decir, quiero algo, voy y lo compro. Pero el ir y físicamente moverme hasta la tienda, comprar y regresar a mi casa es toda una odisea para mí (a menos que esté agradablemente acompañado, así no se siente el viaje y es un momento muy ameno). Pero algo pasa con “La superautopista de la información” (frase super trillada que algún descerebrado ejecutivo debe haber hecho popular mientras manejaba. Oh… autopista… cables, info de aquí hacia allá… bingo!).
Ahora, más del 70% de gadgets electrónicos, e incluso ropa y accesorios vienen del “mundo exterior” fuera de la frontera del país. Hong Kong, China, Corea, Japón, Estados Unidos, Dinamarca, Suiza, etc etc. Todos se traducen en 2 a 3 semanas de espera, hasta que el paquetito llega. Siempre queda el pánico de abrir la caja y esperar a que le salte polvo blanco de ántrax, pero después de ese “pop” inicial, pues una sonrisa se dibuja en el rostro. Pero la inmediatez va más allá.
Ahora un karaoke. Singstar para PS3, así como la tienda virtual. (Espero mi cheque por el comercial, Sony!). Ayer abrí mi paquetico y me puse a cantar como pelea de gatos con mi juego de karaoke. Lo máximo. Pero luego veo que existe la tienda virtual. Entre otras cosas, puedo comprar directamente, con un click, más canciones, a $1.50 cada una. Hice click en una para probar el asunto. “POP”, mi tarjeta de crédito sintió un pinchazo y desaparecieron virtualmente $1.50 de mis sudados ahorros. En solo 2 minutos, tenía una nueva canción en el menú, bajada directamente en, pues… nada de tiempo!
Así que ahora la loquera llegó a ser casi 50 canciones. Y aparecen más canciones cada mes. Además juegos y extras aparecen en la tienda, para solo “click” y listo, directamente accesibles.
No hay espera, no hay que hacer filas, ni siquiera firmar un voucher. Es lo que soñé alguna vez, recordando el experimento tecnológico de mi amigo.
Todo lo que quiera a un click. Todo lo que desee a un click. Todo en un click. Sueño y pesadilla a la vez. Ya saltarán algunos diciendo que la tecnología es malvada y loquillos religiosos condenando el asunto, diciendo la maldad detrás de todo lo que no comprenden. La tecnología es una herramienta, depende de la persona y su calidad moral, el uso de la herramienta. Nóbel tenía buenas intenciones cuando creó la dinamita no? Así que se puede abrir camino en una montaña para beneficio comunitario, así como volar un puente por un tema político-religioso del momento.
En fin… tengo que cortarme el dedo para tener algo de solvencia económica. Debo hacerlo. Lo siento. Pero primero un último click, ya que para llevar a cabo esto, acabo de ver un modelo de cuchillo muy interesante en ebay a precio interesante.
Anuncios

Un pensamiento en “Dedo sobre mouse = peligro online!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s