Stressman#3 ???


, se encontraba plácidamente revisando sus mails en la tarde, momentos antes de irse. El trabajo ya había concluido para el, luego de su jornada de 8 horas laborables, más 12 de “apoyo empresarial”, por lo que era un momento de relax en el que el barco se movía por medio de las velas, así que no sería acariciado suavemente por el latigazo del “remar” en la galera. Al menos por un tiempo.

Recibió un mail del extraño Gomez, en el que simplemente decía un número: 17. De vez en cuando aparecían estos mensajes, y Aranulfo se imaginaba de que Gomez finalmente había capturado a la víctima#17, seguramente algún pobre practicante de quién sabe qué colegio o inicio de Universidad, que sería aborbido por Gomez y el medio en sí. Aranulfo aún añoraba aquellos bellos momentos en los que veía televisión por cable todo el día hasta que la cama adquiría su forma, y las papitas y la cerveza se chorreban delicadamente sobre su abultada barriga mientras con otra mano sostenía el antes amigo teléfono para hablar temas completamente intrascendentes, pero al mismo tiempo vitales para todo ser humano que vive en sociedad.

Peroahora estaba en la jungla. Estaba alejado de toda esa civilización y se encontraba en un ambiente hostil y bastante difícil de sobrevivir: el trabajo de oficina. Suicidios, puñaladas por la espalda de personas que lloraroncon él cuando estaban todos borrachos en la peña “Ylaol Vido”, reportes y memos hechos por quién sabe quién, apuntando como dardos a quién sabe qué víctima. El peligro de un avión se estrelle en el lugar en el que trabaja, una cola o un triste chicle que al metérselo a la boca, le da una mano que aparece de la nada un manotazo en la nuca y le hace escupir el chicle para repartirlo entre sus compañeros, y de paso salir para siempre. Y es que a veces Aranulfo se preguntaba por qué no renunciaba… pero es como un conscripto del ejército “no tengo a dónde ir”. Vaya dilema.

Entonces Aranulfo contestó el mail del fantasma Gomez, y le preguntó qué hacía. Y Aranulfo se estresó cuando le contestó “Voy por tí”. Aranulfo, semiirritado, le contestó un mail en el que le indicaba con lujo de detalles cómo iba a morir y de qué forma Aranulfo se encargaría de arrancarle el corazón, y dárselo a los ejecutivos menores, para que lo devoren. (El área de ejecutivos menores es una puerta en el que arrojas lo que quieras y no sale nada sin que lo mastiquen, arreglen, corrijan, etc. La cosa es que si arrojas algo allí, aparecerá en dos semanas y será un hilacho inservible que no sirve ni para papel reciclado).

En fin, Araqnulfo se llenó de stress en el momento en el que se dió cuenta de que su dedo no le había pedido permiso y había apretado el botón de su ahora oriado ratón. Había mandado el correo al jefe.

El stress empezó a subir en él, por lo que corrió hacia la oficina del jefe, para tratar de evitar que lo lea. Se dió cuenta por la ventana de que el jefe estaba bajándose de su Cadillac e ingresando al edificio (por medio de una minicámara especialmente diseñada por los empleados para vigilar la llegada del jefe. Recordemos que están en el piso 100. La diseño Fred, un chico relativamente rebelde e ingenioso, al cual ascendieron de puesto. Lo que Fred no sabía es que un requisito para ascender era el practicarle una operación de rutina, y lo último que recordó Fred con claridad era cuando estaba en el quirófano y el médico de la empresa firmaba el papel de “Lobotomía de rutina. Razón: ascenso. Fred hizo lo que pudo… en los 10 segundos en el que hizo efecto la anestesia).

Aranulfo llegó hasta la oficina del jefe y se dispuso a romper la puerta de vidrio, pero era un suicidio. Como todo jefe de la empresa el vidrio era blindado precisamente para evitar a empleados locos. Por lo que Aranulfo hizo lo más lógico del mundo. Se sentó frente a la oficina del jefe, se arodilló y empezó a morderse las uñas, esperando que el jefe no suba nunca.

con el cabello encrispado, la corbata suelta, los dos botones de su camisa arrancados y sus ojos enrojecidos, Aranulfo T. LaMal se había convertido en StressMan! Se levantó e hizo las cosas menos inteligentes que se le podrían haber ocurrido. Ya que en su cerebro su glándula de excusas tontas estaba gastada por el largo día de trabajo, agarró el botellón de agua de un surtidor cercano. Sus compañeron miraban atentos a ver qué estupidez cometía esta vez. Fué corriendo hasta el ascensor, con la idea de golpear al jefe antes de que salga, y así se libraría de la pesadilla. Si….SI! (no estaba pensando, recuerden eso)

Y lo esperó por un momento, mientras el agua le caía encima. Pero no! se le ocurrió otra idea mejor! si echaba agua a la computadora del jefe entonces no leería el email! Entonces todos lo vieron correr, chorreando agua por todos lados y con algunos papeles pegados en sus zapatos, pantalón, camisa y cabeza. Al llegar a la oficin del jefe, recordó que no podía abrir la puerta, y cómo podría echar agua??

Por lo que sus compañeros otra vez lo vieron correr hacia el otro lado, otra vez mojando a todo el mundo y atolondrado como en estos casos.

Hasta que vió en la minicámara que el jefe se retiraba. SI! ERA CIERTO! SE IBA! Aranulfo se empezó a tranquilizar , y arrojó el bote lejos de él, junto con un grito de alegría. Veía el cielo azul otra vez en su cabeza, y la luz de la…

Oscuridad total. Aranulfo T. LaMal había lanzado el bote de agua en los breakers y había provocado un cotrocircuito. La oscuridad era casi total… exceptuando a varios ojos que poco a poco se volvían incandescentes y de un color rojizo fuego. Y es que a sus compañeros no les agradó nada el hecho de que el trabajo del día se haya perdido, ya que aún toda la información estaba en sus computadoras y no se grababa, porque nadie había previsto un incidente como ése.

Y qué pasará con él esta vez? Lo harán afiche como la vez pasada en la que encerraron su cabeza en el scanner por horas hasta quedar casi ciego? Por qué el baño está tan lejos de los empleados, peor aún cuando uno los necesita más? Por qué la cafetería es el único lugar seguro, y sin embargo, la llenaron con una ventana cual pecera? Por qué el brócoli le gusta a Tristana y no a Aranulfo? Cuántos colores hay en pantalla, si todo uno lo ve en texto? Por qué Fred y Ted son amigos, si no tienen nada que ver? Por qué demonios el shell se llama shell, y no photoshell? Por qué Aranulfo nunca menciona su segundo nombre? Estas y otras interrogantes en otra cápsula de StressMan!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s