Carta Motivacional#2


Shufflepuck Co.

(Subsidiaria de Stress Studios: Mobile)

Carta Motivacional 2: Los buenos deseos

Estimados lectores:

En esta ocasión nos hemos tomado la libertad (como siempre, apegados a la 1era enmienda. Sabemos que es la enmienda americana, pero al igual que ellos, nos importa un bledo lo que opine el resto del mundo) para entregarles a ustedes otra pequeña carta de reflexión y análisis en el ambiente laboral. Esta vez llamada “los buenos deseos”.

Y es que no nos hemos sentado a pensar lo suficiente, sobre el conglomerado de gente que se coagula en las arterias principales de la empresa todos los días, qué es lo que cada uno de ellos le desea a sus compañeros, a sus jefes, al sistema que se preocupa por ellos.

Y es que haciendo una minuciosa encuesta bajo pena de despido o sanción como siempre, encontramos que hay los mejores deseos por parte de cada uno, especialmente para sus superiores, quienes se encuentran en una línea argumental transparente con matices de directa colaboración casi telepática con respecto a al quehacer diario de las labores, y sus empleados son casi extensiones físicas de sus cuerpos, en perfecta sincronía una con otra y ágiles ejecutores de las decisiones gerenciales. Pero aún nos preguntamos… es esto suficiente? Así que decidimos ahondar más en el tema.

Así que tomamos una ruta experimental, con resultados sorprendentes. Integramos a un practicante al quehacer diario de la empresa, y se mimetizó con el personal y su extraña y misteriosa psiquis colectiva, y al mes lo encuestamos informalmente. Y el resultado fue el siguiente: que hay los mejores deseos de muerte o invalidez por parte de cada uno para cada uno, especialmente para sus superiores, quieres se encuentran en medio de una línea agria mental con transporte a ser inerte a combazos y cicatrices, en directa insinuación casi telepática con respecto a maneras de deshacerse diariamente de las labores, y sus empleados piensan en golpear las extensiones físicas de sus cuerpos, en perfecta sincronía entre todos al jefe y ser ágiles ejecutores de venganza hacia gestores gerenciales.

Cuál es la conclusión? Por supuesto, lo que ud. pensó es lo mismo a lo que llegamos nosotros. Que los buenos deseos prevalecen en nuestro amado entorno de trabajo. Que los practicantes son focos infecciosos de ideas paranoicas y afectan a la mente colectiva de esta colmena, y por lo tanto son saludablemente retirados al mes de labores, y por eso les damos nuestros mejores deseos, en su intento de envenenar a otra institución.

Sin más ni más me despido, un caluroso saludo desde el trono de Gerencia de Propaganda Interna hasta que arreglen el aire acondicionado, y continúen con su esfuerzo para ser cada día mejores y que la empresa pueda absorber su energía vital sin problemas.

Natasha Slevin
Gerente de Propaganda Interna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s